¿Qué es la segmentación automática de clientes?

¿Qué es la segmentación automática de clientes?

Segmentar bien nuestra base de datos es uno de los grandes quebraderos de cabeza que nos viene a la mente cuando hablamos de e-mail marketing. Pero deberíamos comenzar desde el principio:

 

¿Qué es la segmentación y para qué sirve?

Cuando segmentamos, lo que realmente hacemos es generar grupos de clientes parecidos entre sí, creando un grupo diferenciado, el cual se distingue bien al compararlo con otros segmentos. El hecho de segmentar nuestra base de datos nos está dando la oportunidad de abordar a nuestros clientes con diferentes estrategias de marketing ofreciéndoles exactamente lo que buscan (o lo que sabemos que podría interesarles).

Sin embargo, dos segmentos pueden tener algún rasgo en común, aunque siempre habrá rasgos que los diferencien significativamente como para que se encuentren en dos grupos distintos.

 

¿Cómo se realiza la segmentación automática de clientes?

Se han desarrollado una serie de herramientas que nos ayudan a segmentar a nuestros clientes forma efectiva y eficaz, dejando de lado las especulaciones o hipótesis. Esta segmentación se basa en técnicas estadísticas multivariantes o el conocido como data mining (un campo de la estadística y de la computación que trata de identificar patrones dentro de grandes volúmenes de datos).

Las últimas herramientas de marketing automatizado, como Active Campaign, del cual Okisam es socio certificado, disponen de un sistema de segmentación a través del site tracking y del event tracking (aparte de los formularios web).

A través de estas herramientas y empleando el sistema de etiquetas de Active Campaign o el sistema de campos, grupos y segmentos de Mailchimp, se van creando una serie de segmentos diferenciados de usuarios, siempre con la premisa de “a más información, más posibilidades”.

workflow-segmentar-usuarios-interes

Por ello, en función de si el cliente está interesado en un producto concreto, si abre un chat para realizar una consulta, si visualiza un vídeo, si rellena un formulario, si participa activamente en un foro o en redes sociales… se le asocian unas etiquetas determinadas, con las cuales se genera una lógica de segmentación que nos permitirá llevar a cabo estrategias segmentadas de marketing automatizado más complejas y personalizadas para cada uno de los segmentos.

Por supuesto, si a esta segmentación por intereses le introducimos otras variables como la edad, el perfil sociodemográfico, las preferencias e historial de compra… obtendremos grupos muy concretos que nos permitirán mejorar con creces nuestras acciones de marketing automatizado.
Para comprenderlo mejor, vamos a abordar el tema con un ejemplo de automatización relacionado con el engagement o compromiso del cliente.

Al asociar determinadas etiquetas a los usuarios, se genera una lógica de segmentación que permite crear campañas complejas y personalizadas de marketing automatizado.

 

¿Conoces la etiqueta Engaged?

Para ello, debemos de tener en cuenta la etiqueta Engaged (Comprometido o “enganchado”) o disengaged (sin compromiso o “desenganchado”).

En primer lugar, debemos fijar unos parámetros para considerar si un usuario se encuentra engaged o disengaged. Por ejemplo, estableceremos la siguiente premisa: Si en un período de 60 días nuestro usuario no ha interactuado con nuestra web, ni con nuestras campañas, podemos considerarlo como disengaged (el período lo estableceríamos nosotros, por lo que puede variar en función del sector en el que nos movemos).

El objetivo es que se envíe una campaña de reenganche a aquellos usuarios que no han interactuado con nosotros en los últimos 60 días. Si le enviamos una campaña de reenganche a un usuario que no ha estado interactuando con nosotros podrá o reengancharse, o seguir como estaba.

Y como no es interesante tener usuarios en nuestra base de datos que no aporten nada a nuestro negocio y ni siquiera interactúen con él, no debemos ser más insistentes ni perder el tiempo con usuarios a los que tal vez molestemos o a los que no les interese nuestro contenido.

workflow-segmentacion-automatica

Por ello activamos una automatización tras la campaña de reenganche en la que, si el usuario no interactúa con la que podríamos llamar, la “campaña ultimatum”, este pase directamente a ser eliminado de nuestra base de datos. Si interactúa, el usuario pasaría de nuevo a tener la etiqueta engaged, y tendrían que pasar otros 60 días sin interacción alguna hasta que el usuario volviese a considerarse disengaged.

Para finalizar, podemos afirmar que gracias al marketing automatizado podemos programar automatizaciones basándonos en esta etiqueta (o en muchas otras) y “disparar” campañas en función del compromiso del usuario.

En definitiva, si realizamos una segmentación automática objetiva y eficaz, podremos comenzar a obtener resultados en un corto plazo, pues el público al que nos dirigimos será realmente aquel que recibe nuestra información con interés, lo que multiplicará las posibilidades de conseguir leads.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies