snapchat 02

Snapchat: Cómo (y por qué) tener presencia en la red social que tus hijos adoran

10 noviembre, 2015 Social No hay comentarios
0 Shares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Google+ 0 Pin It Share 0 StumbleUpon 0 0 Shares ×

¿Tu público tiene entre 18 y 24 años? ¿Usa el móvil? ¿Tienes Snapchat en tu estrategia de marketing? Esperamos que si has respondido que sí a las dos primeras, la tercera pregunta sea afirmativa. Porque si es que no, estás perdiendo un caballo de batalla que puede ser ganador.

Esta red social basada en la publicación de vídeos y fotos de vida efímera (como máximo 24 horas) y con una duración más corta todavía es la sensación de adolescentes y jóvenes de todo el mundo. Se trata de la red social con la audiencia más joven, seguida de Vine y de Tumblr.

¿Cómo funciona?

Snapchat es una aplicación que tiene un funcionamiento tan sencillo que se hace complicado para quienes pasamos la treintena. Una interfaz limpia, en la que podemos elegir a quién queremos seguir y ver su contenido combinado con una pantalla en la que de forma directa grabamos o fotografiamos lo que deseemos, le ponemos iconos, texto o dibujos y subimos a la app. A esto se suma un servicio de chat. Sin más.

Y ojo. 400 millones de mensajes diarios se comparten en esta red social, que se lanzó hace ya cuatro años pero que ha tenido una eclosión increíble en el último año.

¿Qué la hace atrayente y diferente?

– Inmediatez. Instagram, Facebook y Twitter suelen tener unas publicaciones un poco más estudiadas y reflexivas, en las que nadie sale con mala cara. Snapchat sirve para colgar YA lo que te acaba de ocurrir AHORA sin más filtro que el de tu risa. Y eso a los jóvenes les encanta.

– Sinceridad. Ese mismo adolescente que sube una foto de la tragedia que le ha hecho su peluquero en la cabeza con una mueca de horror, posa con estudiado interés en Instagram usando tres filtros y un corrector de ojeras. Antagonía pura. Nada puede llamar más la atención que la verdad verdadera de esta red social.

Hasta nunqui. Si el logo de esta red social es un fantasma, por algo es. Este contenido desaparece en segundos, minutos u horas (según elijas), por lo que los jóvenes no sueltan el móvil porque quieren ver qué suben sus amigos, marcas o celebrities preferidas. Y además, luego desaparece. Aunque podemos hacer capturas de pantalla, estas no pasan desapercibidas, ya que la app avisa al ‘dueño’ de la foto de que alguien ha hecho esa captura.

Snapchat de la revista Cosmopolitan

¿Qué puede conseguir una marca a través de esta red social?

Inmediatez. La retransmisión de la SuperBowl, el lanzamiento de un producto muy esperado, el estreno de un single… Cualquier cosa es buena para que llegue de inmediato a nuestro público, sin esperas. Engagement puro.

Cercanía. Por los mismos motivos listados antes, una marca que usa esta red social para comunicarse, consigue un efecto de cercanía inmediato por el tipo de contenido desenfadado y lleno de humor.

Accesibilidad. Todos hemos visto los cuidadísimos anuncios de Nike en los que la estrella deportiva del momento aparece como una deidad griega entre efectos especiales. Snapchat está en el lado contrario. El dios griego nos hace admirarle, Snapchat nos hace sentirlo cercano y accesible.

Identificación. Si consigues hablar el mismo lenguaje que los Millenials, habrás triunfado. Para ello deberás elegir bien mensaje, palabras, iconografía y humor, algo nada sencillo, más bien complicadísimo. Pero si alcanzas esa meta, el mundo será tuyo. Porque no hay nada que le guste más a un adolescente que sentir que algo está diseñado para él, algo que nadie más va a entender.

Snapchat de McDonalds

Snapchat de McDonalds

¿Cómo puede una marca comunicarse a través de esta red social?

Promociones y ofertas con fecha de caducidad. Aprovechando que los mensajes vertidos en esta red social tienen una vida muy corta, muchas marcas usan Snapchat para publicar un código de descuento o una oferta para quienes vean la publicación lo usen de inmediato. Esto estimula la compra, como es natural, porque sabes que el código va a dejar de poder usarse en un rato.

Anticipación de lanzamientos o testeos a la audiencia. Concepto de exclusividad. Hay empresas que usan esta red social para mostrar durante unos segundos nuevos lanzamientos de música, productos o probar qué respuesta tiene una nueva versión de algo que ya está en el mercado.

Mostrar qué se está haciendo a tiempo real es algo que va más allá de lo atractivo para la audiencia. En las redes sociales se hace desde hace años, pero Snapchat tiene algo que huye de artificios que a todo el mundo enamora.

¿Cómo podemos medir qué resultados tiene Snapchat?

Esta es la parte que evidentemente más preocupan a las marcas. Si le propones a un cliente invertir en crear contenido para esta red social, va a querer un informe en el que se muestre si ha funcionado.

Podemos saber cuánta gente ha visto nuestro vídeo o nuestra foto, por lo tanto, podemos conocer el alcance de esta publicación, aunque de forma limitada. Hay que tener en cuenta que el número que nos ofrece esta red social es el de usuarios que han visto cada snap, no las visitas totales ni el número de visualizaciones.

Evolución entre un snap y otro. En muchas ocasiones, no se trata de publicar tan solo una foto o un vídeo, sino una serie de cuatro o cinco seguidos sobre una temática parecida. Con las métricas en la mano podemos ver si hemos conseguido que la audiencia se quede ‘hasta el final’ y si hemos conseguido enganchar a más personas.

Impresiones. Ya que en Snapchat no hay ni RT ni ‘Me Gusta’ ni nada, podemos hacernos una idea de si ha gustado más o menos un snap por el número de veces que alguien ha hecho captura de pantalla para quedárselo. Es la métrica de engagement más aproximada que podemos obtener. Lo bueno de esta opción es que podemos usarla para interactuar de forma mínima con el público. Por ejemplo, si tenemos tres diseños de camiseta diferentes, podemos publicarlos y pedirle a los fans que hagan impresión de pantalla del que más les guste para saber cuál tiene mejor aceptación.

Traspasando a otras redes sociales. Podemos saltar de una a otra pidiendo a nuestros seguidores que recojan la imagen que más les guste y que la posteen en otra red social, por ejemplo Twitter o Instagram, usando un hashtag para poder localizar el contenido. Así nos aprovecharemos de otras métricas más completas.

En resumen, si tu audiencia pertenece a ese grupo y tienes cosas que comunicar susceptibles de estar en ese canal, quizás deberías plantearte estar. Eso sí, como decimos siempre, estar por estar, mejor no.

0 Shares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Google+ 0 Pin It Share 0 StumbleUpon 0 0 Shares ×
Agencia Diseño Web 360 Okisam - Marketing online Valencia

Deja un comentario

El email es obligatorio pero no será visible para el público.

¿podemos ayudarte en algo?

Contacta con nosotros

¿Crees que podemos ayudarte con tu próximo proyecto?





Valencia