pequeño nicolas 01

Qué puede aprender el marketing del Pequeño Nicolás

10 diciembre, 2014 Marketing e-commerce No hay comentarios

No hay ninguna persona en este país que no sepa quién es el Pequeño Nicolás. Francisco Nicolás Gómez es un chico de veinte años que consiguió colarse en las más altas cúpulas del Gobierno y que ha sido acusado por estafa, falsedad y usurpación de funciones al explicar que era colaborador del CNI.

El pasado viernes 19 de diciembre se acogió a su derecho de no declarar ante el juez Arturo Zamarriego en el Juzgado Número 2 de Madrid y tanto a su entrada como a su salida, llamó la atención que había un centenar de medios de comunicación y numerosos agentes de seguridad protegiéndole, cual estrella del rock.

Aún no se sabe hasta qué punto son ciertas las situaciones que describe, pero los documentos gráficos le sitúan en reuniones, encuentros del Partido Popular y hasta en la coronación de Felipe VI.

Más allá de su supuesta astucia o pericia, los expertos de marketing han puesto su ojo en cómo este chico de veinte años ha conseguido vender un producto (él mismo) y convencer a Esperanza Aguirre, Aznar o a diversos altos cargos del Gobierno de quién era y lo que era capaz de hacer. Tras nuestras series de qué puede aprender el marketing de Miley Cyrus o del desfile de Victoria’s Secret

¿Qué puede aprender el marketing del Pequeño Nicolás?

CONFIANZA

Viéndolo en la entrevista que concedió hace pocas semanas a Telecinco, este joven de veinte años se cree su discurso. Sus palabras y su forma de hablar transmiten confianza y seriedad, hasta el punto de convencer a cualquier interlocutor.

Sus veinte años no le han dado vergüenza a la hora de sentarse en la misma mesa que un ex presidente del Gobierno ni le han hecho ponerse colorado en recepciones oficiales o en supuestas actividades con el CNI.

Fran (como le llaman sus amigos) estaba seguro de lo que estaba haciendo y punto. Tenía confianza en sí mismo y ha demostrado que quien cree en sí mismo puede llegar más lejos de lo que cree. Esa es sin duda una muy buena lección que cualquier marketiniano puede aplicarse.

SABER HABLAR ES IMPORTANTE

Muchas veces hemos hablado de lo crucial que puede ser para una marca saber comunicar. Por muy buen producto que tengas, si titubeas ante un inversor, te muestras intranquilo, no transmites confianza y serenidad, lo tienes crudo.

Cada vez que el Pequeño Nicolás ha tenido un micrófono delante ha sabido explicar con tranquilidad y firmeza todo lo ocurrido. Se nota que tiene un gran dominio de la palabra y sin duda ha sido una de las herramientas que ha usado para meterse en el bolsillo a más de uno.

Esta es una de las cualidades que debemos trabajar para conseguir que nuestras ideas sean transmitidas de la manera más directa y clara posible. Nosotros debemos ser el vehículo tranquilo y eficaz posible para que nuestra empresa brille por sí sola.

pequeño nicolas 02

COSAS CLARAS ANTE TODO

Su objetivo no era otro que seguir ascendiendo. Conseguir más relevancia, más contactos, a ser posible contratos. Y puso todo su empeño en conseguirlo llamando a quien tenía que llamar, contando historias y haciéndose fotos con quien consideraba importante.

No se le puede acusar de no tener las cosas claras. El Pequeño Nicolás quería ascender y consiguió su objetivo, hasta que se le ha cortado su historia. Eso sí, sus apariciones en medios, sus declaraciones (y amenazas) y los posibles alcances de todo lo que hizo siguen impulsando su timón, tanto que es posible que pronto tengamos un libro, una serie o una película sobre sus ‘hazañas’.

Por lo tanto, consideramos que tener nuestro objetivo claro, sea cual sea, nos ayudará a alcanzarlo mejor que si tenemos un montón de metas dispersas que se complementan u obstaculizan entre ellas. Redactemos en una sola frase nuestro objetivo y tengámoslo siempre a mano.

HOLA, SOY TAL Y HAGO TAL

El Pequeño Nicolás ha elevado el networking a un nivel desconocido. Aunque aún no se sabe si todo lo que dice es cierto y si ha mantenido las reuniones que confiesa, solo con la mitad de lo que admite se podría hacer un libro.

Ese libro trataría sobre cómo ir a encuentros empresariales, venderse como nadie y saber cómo crear empatía, confianza y apego entre las personas que ha ido conociendo para conseguir lo que ha querido de ellos.

Pagaríamos por escuchar el ‘elevator pitch’ de Fran altas sumas de dinero, porque saber venderse de esa forma es complicado. Él supo aprovechar los contactos que iba haciendo para ascender en la escala social de la esfera política del PP madrileño y poco a poco, las promesas que iba haciendo sobre posibles trabajos y contactos le fueron llevando a otros contactos más intensos.

El Pequeño Nicolás supo sumar a sus fortalezas las posibles debilidades de quien tenía enfrente (su necesidad de tener los contactos que Fran tenía, por ejemplo) para ganarse su apoyo, su confianza, su teléfono e incluso su dinero.

Desde luego podemos aprender mucho de esa manera de hacer networking, aunque quizás de forma más transparente y sincera. Pero sin duda, saber relacionarse, presentarse, explicar nuestro proyecto y conseguir concertar reuniones con personas de interés es más que importante.

Y EL ANTI CONSEJO

La verdad es que Francisco Nicolás no es nadie. Es probable que para conseguir lo que consiguió mintiera, se echara varios faroles y además, fingiera reuniones o contactos para conseguir otras reuniones y contactos.

Y eso no tiene nada que enseñar al marketing, que debe ser veraz y honesto ante todo. Por muy tentados que estemos de contar historias increíbles, hay que contar con que la mentira tiene las patas muy cortas.

Agencia Diseño Web 360 Okisam - Marketing online Valencia

Deja un comentario

El email es obligatorio pero no será visible para el público.

¿podemos ayudarte en algo?

Contacta con nosotros

¿Crees que podemos ayudarte con tu próximo proyecto?





Valencia