Nociones para Content Marketing: ¿Cómo comenzar a escribir?

2 septiembre, 2014 Marketing de contenidos No hay comentarios
0 Shares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Google+ 0 Pin It Share 0 StumbleUpon 0 0 Shares ×

content marketing como comenzar a escribirNadie aprende a escribir de la noche a la mañana. No es un curso que pueda hacerse en dos horas, sino que se cimenta en habilidades distintas que deben entrenarse para alcanzar los objetivos requeridos.

Solo se aprende practicando, por lo que no está de más ofrecer algunos consejos para aquellas personas que sienten cierto pánico ante el folio en blanco y que necesitan mejorar su capacidad expresiva.

–          Para saber escribir hay que leer mucho. Ya sea blogs de nuestro sector, prensa, novelas, ensayos o revistas. No importa qué (cuanto más rico sea el lenguaje, mejor), pero sí cuánto: mucho. Solo leyendo se adquiere vocabulario y las estructuras gramaticales se fijan más en la mente.

–          La lectura debe ser analítica. Fijarnos en palabras, estructuras, cómo posicionan la información, qué conectores usan, cómo desgranan las historias e intentar asimilar lo que nos interesa.

–          A no ser que tengamos mucha experiencia, no esperemos comenzar a escribir y volcar a la primera un discurso bien organizado, con sentido y correcto al 100%. Por ello, cuanto menos experiencia tengamos, más debemos preparar el terreno. ¿Cómo?

o   Tras elegir un tema, es recomendable hacer una lluvia de ideas acerca de la misma y paralelamente, un glosario con el vocabulario relacionado, específico e imprescindible.

o   Rescatar las ideas que creamos interesantes y emparejarlas con otros conceptos que queramos resaltar.

o   Ordenar estas ideas y estructurar el texto en un inicio, desarrollo y final bien diferenciado.

o   Llegado este paso es interesante revisar el orden y ver si este contenido tiene sentido de esa manera, ¿lo contaríamos así en voz alta? ¿falta algún detalle que hayamos pasado por alto o alguna idea importante?

o   Subrayar los puntos clave del texto e insertar algún indicador que nos señale que hay que darle protagonismo en el texto.

o  Una vez tenemos el esquema finalizado, queda por decidir el tono en el que vamos a relacionarnos con el lector. Esto está emparejado de forma directa con el tipo de empresa que somos. Coca Cola habla con más cercanía y familiaridad que Louis Vuitton, por ejemplo, ya que su clientela es de alto lujo. Por lo tanto hay que reflexionar sobre el grado de familiaridad, si vamos a utilizar la primera persona del singular o del plural (‘Quiero enseñarte / Os queremos comentar’) o si vamos a adoptar un tono más impersonal (‘Los avances de la tecnología han llevado a la empresa a…’).

–          Ahora que ya disponemos de un esquema de escritura ordenado y con ideas relacionadas, así como un glosario de palabras imprescindibles y un listado de conectores, podemos comenzar a escribir. Hay quien se atasca en la primera línea, pero hay que recordar que no es necesario empezar por el principio. Como disponemos de un esquema, podemos ‘saltarnos’ la introducción y abordarla más adelante cuando ya llevemos un rato escribiendo. Esto es algo opcional, porque sin duda es mejor comenzar por el principio.

Se debe releer el texto para asegurarnos de que todo tiene sentido, sobre todo cuando escribimos en un orden distinto, para cerciorarnos de su coherencia final.

–          Las frases no deben ser demasiado largas si tenemos dificultades para expresarnos, ya que corremos el riesgo de enredarnos y no hacer un discurso claro. Las palabras no deben ser grandilocuentes ni exageradas, sino ajustadas al nivel de nuestro público y del tema tratado.

–            Ojo con las comas o los puntos y coma. Hay quien tiene el vicio de insertarlos casi detrás de cada palabra y es tan incorrecto como no utilizarlos nunca. La Real Academia de la Lengua ofrece de forma gratuita mucho contenido interesante acerca de gramática y ortografía, entre el cual podemos encontrar un listado de los usos de las comas y de los puntos y coma.

–            Es necesario revisar el texto para señalar las palabras repetidas y utilizar sinónimos. Además, hay que cerciorarse de que no hay ni una sola falta de ortografía, gramática o puntuación. En caso de duda, consultar con un diccionario siempre.

–           Una vez tengamos el primer borrador del que hayamos eliminado palabras repetidas y hayamos insertado conectores, hay que hacer una lectura analítica del contenido, como si el texto no fuera nuestro. ¿Cumple su función, cuenta lo que queríamos transmitir? Si tenemos dudas, nada mejor que otro compañero de trabajo lea el texto y nos de sus consejos.

–            Tras esa primera lectura y esas correcciones, debemos detectar los puntos del texto en los que hemos desarrollado demasiado una idea. La sencillez es la mejor amiga de cualquier redactor y por ello, con práctica, hay que aprender a sintetizar ideas y eliminar palabras que sobran.

Al principio es mejor contar con segundas opiniones y no tomarse como algo personal las correcciones, sino agradecerlas y corregir lo necesario. A partir de aquí, hay que seguir revisando y ajustando el texto hasta que se considere que se ha llegado al punto deseado. No hay que perder la paciencia, ya que cuanto más se escribe, mejor se hace.

0 Shares Twitter 0 Facebook 0 LinkedIn 0 Google+ 0 Pin It Share 0 StumbleUpon 0 0 Shares ×
Agencia Diseño Web 360 Okisam - Marketing online Valencia

Deja un comentario

El email es obligatorio pero no será visible para el público.

¿podemos ayudarte en algo?

Contacta con nosotros

¿Crees que podemos ayudarte con tu próximo proyecto?





Valencia