portada 29-05Xavi-15

Design Thinking – En la mente del diseñador

1 junio, 2015 Diseño Gráfico, Diseño y Desarrollo web 1 comentario

El “Design Thinking” es una metodología para generar ideas innovadoras que se centra en entender y dar solución a las necesidades del usuario. Este método es el que usan los diseñadores de producto a la hora de afrontar un proyecto, de ahí su nombre, que en castellano sería algo así como pensamiento de diseño. Se empezó a teorizar sobre él en la Universidad de Stanford en California (EEUU) a partir de los años 70. La agencia IDEO lo puso en práctica con muy buenos resultados, siendo hoy su principal precursora.

Grandes empresas como Apple, Google o Zara lo ponen en práctica. El “Design Thinking” es un gran generador de innovación y se puede aplicar a cualquier campo. Desde el desarrollo de productos o servicios hasta la mejora de procesos o la definición de modelos de negocio. Tu imaginación y la de tu equipo, son el único límite.

¿Cómo funciona?

Para desarrollar bien el método, hay que tener muy en cuenta estas 5 características diferenciales:

La generación de empatía: hay que entender los problemas, necesidades y deseos de los usuarios implicados en la solución que estamos buscando. Independientemente de qué estemos desarrollando, siempre conllevará la interacción con personas.

El trabajo en equipo: Muy importante. El trabajo en equipo permite que surjan ideas diversas y singulares.

La generación de prototipos: Toda idea debe ser testeada y validada antes de asumirse como correcta.  Este método propicia la identificación de fallos, para que cuando demos con la solución deseada, éstos ya se hayan solventado.

Ambiente lúdico: Se trata de disfrutar durante el proceso, y gracias a ello, llegar a un estado mental en el que demos rienda suelta a nuestro potencial.

Técnicas de gran contenido visual y plástico: Esto hace que pongamos a trabajar tanto nuestra mente creativa como la analítica, dando como resultado soluciones innovadoras y a la vez factibles.

A la hora de empezar con el proceso es importante preparar ciertos aspectos esenciales:

Los materiales: Rotuladores, hojas de papel, notas adhesivas, lápices de colores, pegamento y una cámara de fotos. Serán nuestras herramientas para promover la comunicación visual, que es fundamental en la metodología. Una imagen vale más que mil palabras. Y lo que es más importante: una imagen puede evocar un sinfín de ideas, ya que da pie a la interpretación.

El equipo: En el Design Thinking es imprescindible trabajar en equipo. Cuanto más diverso sea, mejor. Así podréis sumar puntos de vista, conocimientos y experiencia. Es imprescindible que haya al menos una persona con conocimientos sobre la metodología que sepa guiar el proceso. Y aunque debe tener un nucleo estable de personas que participen hasta el final, se podrán sumar otras dependiendo de la fase en la que nos encontremos.

El espacio: Durante el proceso necesitaréis un espacio de trabajo,  un sitio lo suficientemente amplio para trabajar en torno a una mesa, con paredes libres donde pegar la información que vayáis generando. ¿Habéis oido hablar de las famosas oficinas de Google? Un espacio inspirador motiva la innovación.

La actitud:  Debemos adoptar la que se denomina “Actitud del Diseñador”. Ser curiosos, y observadores. En cualquier detalle podemos encontrar información trascendente.  Debemos ser empáticos, tanto con las personas como con sus circunstancias. Ser capaces de ponernos en la piel del otro. Ser optimistas y positivos. Perder el miedo a equivocarnos, y sobre todo ver los errores como oportunidades.

¿En qué consiste el proceso?

El proceso de Design Thinking se compone de cinco etapas. No necesariamente debe ser lineal. En cualquier momento podrás ir hacia atrás o hacia delante si lo ves oportuno. Se comienza recopilando mucha información, generando gran cantidad de contenido, que se irá filtrando dependiendo de la fase en la que te encuentres.

esquema-fases

A lo largo del proceso irás afinando ese contenido hasta desembocar en una solución que cumpla con los objetivos del proyecto. Y seguramente, incluso los supere.

EMPATIZA:. Debemos ser capaces de ponernos en la piel de dichas personas para ser capaces de generar soluciones consecuentes con sus realidades. Debemos comprender e interiorizar las necesidades de los usuarios y de su entorno.

DEFINE: Durante la Definición, debemos hacer una criba de la información recopilada durante la fase de Empatía y quedarnos solo con lo que realmente aporta valor y nos aporta perspectivas interesantes. Identificaremos problemas cuyas soluciones serán clave para la obtención de un resultado innovador.

IDEA: La etapa de Ideación tiene como objetivo la generación de infinidad de opciones. Nunca nos quedaremos con la primera idea que se nos ocurra. En esta fase, las actividades plásticas, participativas y experimentales, favorecen el pensamiento expansivo y no debemos prejuzgar ninguna de las propuestas. A veces, las ideas más “trambólicas” son las que generan las mejores soluciones.

PROTOTIPA: En la etapa de Prototipado volvemos las ideas realidad. Construir prototipos hace las ideas palpables y nos ayuda a visualizar las posibles soluciones, poniendo de manifiesto elementos que debemos mejorar o refinar antes de llegar al resultado final.

TESTEA: Durante la fase de Testeo, probaremos nuestros prototipos con los usuarios implicados en la solución que estemos desarrollando. Esta fase es crucial, y nos ayudará a identificar mejoras significativas, fallos a resolver, posibles carencias. Durante esta fase evolucionaremos nuestra idea hasta convertirla en la solución que estábamos buscando.

Existen gran variedad de actividades para cada fase, que nos ayudaran a generar contenido e ideas de un modo dinámico, por poner algunas de las mas eficaces: Mapa de actores, Moodboard, Satura y Agrupa, Mapa mental, Brainstorming, Dibujo en grupo, SCAMPER, Juego de roles, Cuenta cuentos, Casos de uso, Observación encubierta o Interacción contructiva.

Open_House

En mi opinión, esta forma de afrontar los proyectos es realmente productiva y sobre todo motivadora. Lo que no me queda tan claro, es que sea rentable para la gran mayoría de empresas.

Como diseñador gráfico, entiendo el proceso y creo en él, pero a la vez, entiendo el esfuerzo que debe hacer una empresa que desarrolla aplicaciones web (por ejemplo) para poder aplicar el proceso a cada proyecto.

Roma no se construyó en un día, como se suele decir…

1 comentario

same sites dice:

[…] ¿Qué es el Design Thinking en el diseño gráfico? […]

Deja un comentario

El email es obligatorio pero no será visible para el público.

¿podemos ayudarte en algo?

Contacta con nosotros

¿Crees que podemos ayudarte con tu próximo proyecto?





Valencia